¡Es mi turno!

En la mayoría de las clases tenemos a más de veinte alumnos y todos tienen muchas cosas que contar. Desde muy pequeños debemos ayudarles a mejorar su expresión oral y para ello todos tienen que hablar y expresarse. Pero esta no es una tarea sencilla ni para los alumnos ni para el profesor, sobre todo cuando los alumnos son pequeños y hablan todos al mismo tiempo sin escucharse unos a otros.

El profesor debe hacer de mediador entre todos ellos, ayudándoles a respetar los turnos de palabra y recordándoles que se deben escuchar unos a otros.

Para facilitar esta tarea, en mis clases he elaborado unas manos que dan el turno de palabra al alumno o alumna que la sujeta. Como tengo a los alumnos divididos en cinco grupos, he creado cinco manos. De este modo los distintos miembros de los grupos deben aprender a compartir la mano y a levantarla cuando tengan algo que comentar.

El modelo de mano lo vi por Internet para un juego y lo adapté.

Mano del turno

Mano del turno

A mis alumnos les encantó la idea cuando vieron las manos. Y la verdad es que de momento están funcionando bastante bien.