¿Cómo mejorar el mal comportamiento del grupo?

Al estudiar magisterio y preparar las oposiciones sueles recoger mucha información sobre las características de los niños, actividades, alguna que otra estrategia para alumnos con dificultades… pero esto no basta para afrontar la realidad. Ningún niño es igual a otro y por ello cada situación que te encuentras es diferente. 

En mi caso, mi principal dificultad a lo largo del curso ha sido mejorar el comportamiento de los alumnos. Soy tutora de un grupo muy hablador en el que al mismo tiempo hay varios alumnos que se llevan mal entre ellos, por lo que continuamente debo estar alerta para que no discutan o se insulten. Además, tener en el aula a un niño con TDAH predominantemente impulsivo con problemas de conducta y que al mismo tiempo está repitiendo curso, no ayuda.

Por ello, a lo largo del curso, he tenido que ir utilizando diferentes estrategias para mejorar el comportamiento del grupo.

Negativos y positivos: en función de su comportamiento.

Tabla de convivencia: en esta se ponen puntos rojos o verdes en función del comportamiento, las tareas, la presentación y orden del trabajo diario. Esta tabla tiene unas recompensas (notas buenas en la agenda, punto verde adicional…) y unas sanciones (nota mala a los padres, ir a dirección…) según el número de puntos de cada color. En principio está pensada para utilizar de manera puntual cuando un alumno se ha portado muy bien o muy mal pero en mi caso he optado por poner los puntos del comportamiento a diario.

Termómetro de la conducta: en él cada alumno está representado mediante una pinza que sube o baja de temperatura (color) según su comportamiento.

Es muy sencillo de elaborar, puesto que solo se necesitan cartulinas y pinzas de colgar la ropa, que pueden traer los alumnos de casa ya decoradas con su nombre.

2014-01-29-15.01.38

Tabla – horario de conducta: esta acompaña la utilizo al mismo tiempo que el termómetro de la conducta para que los padres tengan constancia del comportamiento diario de sus hijos. Cada semana les entrego a los alumnos una de estas tablas, que deben colorear después de cada clase del color del que estén en el termómetro. Y a principio de semana deben traerla firmada por sus padres.

La línea del sonido: en esta se va marcando el nivel de ruido (decibelios) que hay en el aula. Está representado por imágenes para que los alumnos se imaginen el ruido que están haciendo. Cuando este es excesivo los alumnos ven en la línea, el tiempo que se quedan sin recreo, por lo que tienden a disminuir sus tonos de voz.

2013-11-16-01.33.27

Hasta el momento los instrumento que más eficacia me han dado son el termómetro y la tabla – horario de conducta. Los alumnos enseguida se acostumbraron a la rutina de utilizar ambos.

Si alguien conoce alguna otra manera de mejorar el comportamiento dentro del aula para un grupo de estas características, acepto sugerencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *